El régimen de 1978 y los límites de la democracia

Las redes sociales son un instrumento que generan opiniones incómodas para los que apuntalaron desde las cenizas del franquismo una democracia descafeinada

Todo atado y bien atado“, es lo que debieron pensar los siete ponentes que se encargaron de la redacción de la Constitución española de 1978. Estos fueron Gabriel Cisneros Laborda (1940-2007), Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón (1940), José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo (1940), Gregorio Peces-Barba Martínez (1938-2012), Jordi Solé Tura (1930-2009),  Manuel Fraga Iribarne (1922-2012) y Miquel Roca i Junyent (1940).

Imagen-padres-Constitucion_EDIIMA20141205_0102_3

Con la Constitución de 1978 no se cerraron las heridas de la herencia franquista, ni mucho menos. Justo un año antes, en 1977, se firmó la “Ley de Amnistía“, una ley que todavía a día de hoy prohibe juzgar los crímenes del franquismo. Gracias a esta ley, criminales y torturadores con uniforme de policía como Billy el Niño se libraron de sentarse en un banquillo para rendir cuentas por sus atrocidades. No es un tema menor, tiene la suficiente gravedad como para que a día de hoy se le puedan seguir haciendo homenajes a un dictador, para que se pueda seguir subvencionando con dinero público a una fundación en su honor y para que los fascistas sigan campando a sus anchas con total impunidad, cantando el himno de la Falange en espacios públicos o haciendo el saludo romano. En Alemania hacer apología del Nazismo está penado por la ley, en España sin embargo, la ley permite que se hagan homenajes públicos a un genocida de masas.

El difícil camino hacia la reconciliación

El primer paso que ha dado la Constitución española de 1978 fue en falso, ya que se han puesto al mismo nivel a las víctimas y a sus verdugos. El viejo mantra de que ha habido víctimas en ambos bandos es inexacto. Lo que ha habido en ambos bandos fue muerte de inocentes, pero sólo un bando declaró la guerra para derrocar la República e instaurar una dictadura. Durante la Guerra hubo víctimas de todos los colores, durante el franquismo hubo represaliados exclusivamente del bando Republicano.

El primer paso que deberían haber dado los siete ponentes que firmaron la Constitución debería haber sido desterrar cualquier símbolo de la dictadura y condenar todos los hechos que acontecieron desde la caída de la II República española hasta la restauración democrática de 1978. No ha sido así.

Una democracia descafeinada y un Rey puesto a dedo por un dictador

Con la Constitución de 1978 se reconoció de nuevo la monarquía en la figura de Juan Carlos de Borbón, el campechano, dando por buenos los designios del Dictador Francisco Franco. Su padre, Juan, habría reinado con el nombre de Juan III, pero renunció a sus derechos dinásticos en favor de su hijo el 14 de mayo de 1977. Con la Constitución de 1978 la monarquía quedó practicamente blindada… prácticamente…

mv020es-bn

Nació una Democracia Parlamentaria con un guión atado y bien atado. Con el paso del tiempo y tras un progresivo ocaso de UCD, quedaron en España dos partidos con opciones de gobierno. PSOE y Alianza Popular (ahora PP). Por encima de ellos, las oligarquías que controlaban los medios de comunicación. Las piezas del guión estaban sobre la mesa y perfectamente engranadas

Había por lo tanto una figura intocable, el Rey Juan Carlos, dos partidos mayoritarios que apuntalaban el régimen de 1978, PSOE y PP y unos medios de comunicación controlados por las élites económicas y financieras que gobernaban en la sombra.

Pero llegó el desarrollo de las comunicaciones e internet

Y con ellos, aparecieron las redes sociales. Las redes sociales terminaron siendo un potente instrumento de información. Las élites económicas y financieras no podían controlar absolutamente toda la información que se le brindaba a la ciudadanía. Aparecieron libre pensadores, intelectuales, críticos. La gente empezó a organizarse y a cuestionar el régimen de 1978.

Se creó un nuevo partido, Podemos,  que puso en jaque a todo ese equilibrio de poder que se desarrolló después de 1978. El auge de la nueva formación liderada por un joven intelectual y profesor de universidad llamado Pablo Iglesias, revolucionó el panorama político español. Las élites se vieron obligadas a contratacar y le construyeron una autopista electoral a un partido residual llamado Ciudadanos al que asignaron una misión: aparentar un cambio para que nada cambie.

o-PODEMOS-900.jpg

Las élites económicas y financieras usaron todo su poder para tratar de frenar la ilusión desbordante que el nuevo partido de Pablo Iglesias generaba en varios sectores de la ciudadanía española. Pero su poder no fue lo suficiente fuerte para erradicar el movimiento popular.

La censura y el retroceso de las libertades fundamentales

La difusión de noticias a través de las redes sociales contrarestaba el poder de las élites a través de los medios de comunicación. Es por ello que se aprobaron leyes que cercenaron la libertad de expresión.

La regulación de las redes sociales sólo ha servido para perseguir los chistes o salidas de tono de independentistas o para perseguir a personas de una marcada ideología de izquierdas. No hay igualdad ante la ley. Hoy en día por hacer chistes de “Carrero Blanco” puedes acabar sentado ante un Tribunal de Justicia. Por amenazar de muerte a Pablo Iglesias subido en un tanque de las fuerzas armadas no.

Estoy plenamente convencido de que este país se disfrazó de democracia hasta que la libertad de pensamiento a través de Internet supuso una amenaza para el equilibrio de poder nacido de 1978.

Se ha convertido en algo cotidiano ver como juzgan a un tuitero por chistes de mal gusto, o como juzgan a un cantante por hacer canciones que como mucho son de pésimo gusto.

Al régimen de 1978 se le ha caído su careta de demócrata y las libertades sólo están al alcance de los mismos que sentenciaron la II República.

La libertad se conquista en las calles. Estamos tardando.

cesar-strawberry-juicio-body-image-1468336924-size_1000.jpg

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s