SANTIAGO ABASCAL, UNA ESTRATEGIA POLÍTICA AL SERVICIO DE LA VIOLENCIA

La recuperación económica que se espera tras la vacunación masiva desbarata las posibilidades de Vox y PP de formar una alternativa al gobierno de coalición progresista

A la extrema derecha española se le acaba el tiempo. Su estrategia beligerante basada en la confrontación como único argumento político tiene los meses contados. Aprovecharse de una pandemia a nivel mundial para tratar de ganar votos utilizando para ello a miles de muertos, es de por sí una actitud absolutamente reprochable.

Ni Partido Popular ni VOX han realizado en el último año una oposición mínimamente constructiva. Su estrategia política, basada en aprovecharse del miedo de la población con fines electorales, los ha llevado incluso a votar en el Congreso en contra de las medidas de protección social que estaban destinadas a paliar las consecuencias económicas de los más vulnerables en un contexto de destrucción económica fruto de la pandemia. Basta recordar la oposición de VOX a los ERTES que tantos empleos han protegido y la oposición, tanto de Partido Popular como de VOX a prolongar el estado de alarma, el único mecanismo jurídico que ampara las restricciones de movilidad y demás derechos fundamentales. No menos vergonzoso fue el intento de Pablo Casado, líder del Partido Popular, de torpedear desde Europa la llegada de los fondos de rescate para reactivar la economía una vez superada la crisis sanitaria.

La estrategia de Ayuso, una maniobra a la desesperada

Isabel Díaz Ayuso adelantó inesperadamente las elecciones en la Comunidad de Madrid porque sabe que su estrategia (y la de VOX) tiene fecha de caducidad. Su gestión de la pandemia fue el más absoluto de los desastres, lo que ha llevado a Madrid a encabezar todas las estadísticas más trágicas a nivel estatal en cuanto a fallecimientos y contagios. Basta recordar el trágico balance de la gestión de las residencias de ancianos, en dónde las brigadas del ejército se han encontrado una situación desoladora: ancianos conviviendo con los cadáveres de sus compañeros de habitación.

Isabel Díaz Ayuso, llegó a firmar una orden para no trasladar a los hospitales a ancianos enfermos de Covid para que pudiesen recibir una atención médica que era de primera necesidad. Los ha condenado, sencillamente a morir. Por mucho que Ayuso se empeñase en culpar al gobierno y especialmente al Vicepresidente Pablo Iglesias, la realidad se vuelve en su contra: la gestión de las Residencias de Ancianos era de las Autonomías, tal y como se reflejaba en el Real Decreto del Estado de Alarma.

Ayuso sabe que dentro de dos años las elecciones las tendría perdidas

Tanto la dirección regional del Partido Popular de Madrid como la dirección central, saben perfectamente que después de la crisis, vendrá la mayor recuperación económica de los últimos años. Y esto será consecuencia de una política económica expansiva por parte de la Unión Europea que ha cambiado radicalmente la estrategia de austeridad de la crisis de 2008.

Y no es que desde Bruselas se hayan vuelto Comunistas, es que han actuado de una vez por todas desde el sentido Común.

VOX y la Violencia, la única estrategia para tratar de evitar una catástrofe electoral en Madrid

Hay que reconocerle un mérito a Ayuso. Aglutinar en su candidatura a gran parte del electorado de VOX, que según las últimas encuestas, ve peligrar tener representación en la Asamblea de Madrid.

No le dedicaremos muchas líneas a la miserable estrategia de Abascal y su bochornoso espectáculo en Vallecas, provocando disturbios para conseguir acaparar la atención y salir en los medios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s